¿Cómo funcionan las vacunas?

La respuesta inmune es un mecanismo natural que activa el cuerpo humano cuando detecta la presencia de un agente infeccioso.

Una de las características más importantes de nuestro sistema inmunitario es su capacidad para distinguir las células y moléculas que pertenecen al organismo, de aquellas que no.

Su función es impedir que un agente patógeno (un virus, una bacteria o un parásito, etc.) se propague dentro de nuestro organismo. Una vez que se reconoce un agente infeccioso, el sistema inmunitario responde a la invasión produciendo anticuerpos y células competentes en cantidades adecuadas, dirigiéndose específicamente a la infección o la enfermedad.