Gripe o influenza

Cuatro medidas sencillas para protegerse contra la gripe

Según la Organización Mundial de la Salud, para evitar enfermarse de gripe se deberían tomar las siguientes medidas:

¿Cuáles son las vacunas disponibles y cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas contra la gripe generan la formación de anticuerpos en el organismo alrededor de dos semanas luego de la vacunación. Estos anticuerpos brindan protección contra las infecciones causadas por los virus contenidos en la vacuna.

 

¿Cómo se clasifican los virus de la gripe y cuáles son las diferencias entre las vacunas trivalentes y tetravalentes?

Hay tres tipos de virus de gripe: A, B y C. Los virus de la gripe de tipo A se clasifican en subtipos en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H: hemaglutinina y N: neuraminidasa). Entre los muchos subtipos de virus de la gripe A, en la actualidad están circulando en el ser humano virus de los subtipos A(H1N1) y A(H3N2).

¿Cuándo hay que vacunarse?

Si bien la mejor época para recibir la vacuna es a comienzos del otoño, la vacunación también es beneficiosa aún avanzado el invierno.

¿Qué es la gripe?

La gripe, también llamada influenza, es producida por un virus sumamente variable, que cambia constantemente y que es capaz de evadir el sistema inmunológico del organismo y causar una infección.

Recomendaciones del Ministerio de Salud de Argentina

Según las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación, las personas que deberían tener prioridad para recibir la vacuna contra la gripe son las siguientes.

¿Cuáles son los beneficios de la vacunación contra la gripe?

A pesar de que la efectividad de la vacuna contra la gripe puede variar, existen muchos motivos para vacunarse todos los aƱos.

Recomendaciones a partir de la situación epidemiológica actual del coronavirus COVID-19

Si bien la vacuna antigripal no protege contra el coronavirus, es importante vacunarse contra la gripe para obtener la inmunidad necesaria antes que llegue el invierno y así evitar la enfermedad y la posible co-infección con el COVID-19, lo que podría recargar los sistemas de salud.