Cuatro medidas sencillas para protegerse contra la gripe

Según la Organización Mundial de la Salud, para evitar enfermarse de gripe se deberían tomar las siguientes medidas:

 

  1. Vacunarse anualmente: la mejor manera de protegerse contra la gripe es vacunarse todos los años.[1] La vacunación no solamente previene la gripe sino que reduce las complicaciones, hospitalizaciones, muertes y secuelas ocasionadas por el virus influenza. TODAS LAS PERSONAS DE 6 MESES DE EDAD O MAYORES DEBERÍAN VACUNARSE[2], especialmente aquellas personas de alto riesgo en quienes la gripe puede complicarse a enfermedad grave, requerir hospitalización e incluso llevar a la muerte. Hay vacunas seguras y eficaces que se vienen utilizando desde hace más de 60 años.

    El virus de la gripe es sumamente variable y cambia constantemente. Por ese motivo, es necesario aplicar la vacuna anualmente, ya que la composición varía de un año a otro para incluir las cepas más virulentas en reciente circulación. Los virus A y B circulantes causan brotes y epidemias. Es por ello que, en las vacunas contra la gripe estacional, se incluyen las cepas pertinentes de virus A y B. Las vacunas antigripales trivalentes incluyen dos cepas A y una cepa B. En cambio, las nuevas vacunas cuadrivalentes tienen 4 cepas ya que incluyen una segunda cepa B y por lo tanto, brindan más amplia protección.

     

  2. Lavarse las manos frecuentemente: las manos limpias protegen contra muchas infecciones, entre ellas la gripe. Lávese las manos con jabón y agua corriente regularmente y séquelas bien con una toalla de un solo uso. También se puede usar una solución con alcohol si no dispone de agua y jabón

     

  3. Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. La vía más probable de entrada de gérmenes al organismo es a través de los ojos, la nariz y la boca y se puede reducir el riesgo de infección manteniendo las manos alejadas de la cara.

     

  4. Evitar estar cerca de personas enfermas y quedarse en su casa si no se siente bien. La gripe es contagiosa y se propaga fácilmente en espacios llenos de gente, como transportes públicos, escuelas, residencias de ancianos y eventos públicos. Cuando una persona infectada tose o estornuda, las gotitas que contienen el virus pueden propagarse hasta un metro e infectar a otras personas que las inhalan. Si tiene gripe, estar cerca de otras personas las pone en riesgo. Aislándose rápidamente puede evitar la propagación de la enfermedad.


[1] https://www.cdc.gov/flu/protect/keyfacts.htm

[2] https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/index.html