¿Qué contiene una vacuna?

Todos los componentes de las vacunas son importantes para garantizar su seguridad y su eficacia.

Estos son algunos de ellos:

• El antígeno: es una forma muerta o debilitada de un patógeno (por ejemplo, un virus o una bacteria) que prepara a nuestro organismo para reconocer y combatir una determinada enfermedad en el futuro.

• Adyuvantes: ayudan a incrementar la respuesta inmunitaria y, así, facilitan la acción de las vacunas.

• Conservantes: garantizan que la vacuna mantiene su eficacia.

• Estabilizantes: protegen a la vacuna durante su transporte y almacenamiento.

Algunos de los componentes que figuran en la etiqueta de las vacunas nos son desconocidos, pero muchos de ellos están presentes de forma natural en nuestro organismo, en nuestro entorno o en los alimentos que ingerimos. Para garantizar su seguridad se hace un examen y un seguimiento integral de todas las vacunas y de sus ingredientes por separado.