Portadores más frecuentes: adolescentes y adultos jóvenes

Cerca del 10% de la población general es portadora del meningococo y los portadores más frecuentes son los adolescentes y adultos jóvenes.La reducción de la cantidad de portadores es clave para prevenir la transmisión de la bacteria.[1]

En Argentina, si bien no se evidencia mayor incidencia de la enfermedad en adolescentes, este grupo constituye el principal reservorio de la bacteria a nivel nasofaríngeo (son portadores) y transmiten la bacteria a los lactantes.

Este es el fundamento de la vacunación de adolescentes, la cual tiene como objetivo (además de ofrecer protección directa contra la enfermedad) disminuir la portación nasofaríngea de Neisseria meningitidis contribuyendo así a la protección indirecta de lactantes no inmunizados o con esquemas incompletos.





[1] Borrow R, et al. Expert Rev Vaccines 2017; 16: 313–28