Prevención de meningitis por meningococo. Estrategia de vacunación en Argentina

¿Cómo se previene la meningitis por meningococo?

 


 

La vacuna antimeningocócica conjugada tetravalente (ACYW) protege contra la Enfermedad Meningocócica Invasiva (EMI) y sus complicaciones. Las formas más frecuentes de presentación de esta enfermedad: meningitis y sepsis (infección generalizada).

 

 

Estrategia de vacunación en Argentina

En Argentina, en enero de 2017, con el consenso de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SADIP), se aprobó la inclusión de la vacuna tetravalente (A, C, Y y W) conjugada contra  meningococo en el Calendario Nacional, priorizando a los niños y también a la población adolescente como pilar fundamental dentro de la estrategia de vacunación antimeningocóccica, con el objetivo final de impactar en la disminución de la transmisión de Neisseria meningitidis a la población vulnerable.[1]

El fundamento de vacunación a adolescentes consiste en disminuir la portación nasofaríngea de la bacteria en la población vacunada, y así contribuir a la disminución de la incidencia de la enfermedad en el grupo más vulnerable (menores de 5 años no vacunados y especialmente los niños menores de dos meses, para los cuales no se cuenta con vacuna). Esta estrategia ofrecería no sólo el beneficio de la protección directa del grupo vacunado, sino también la protección indirecta que genera la disminución en la trasmisión de la bacteria hacia la población vulnerable.

Asimismo, la vacuna tetravalente contra el meningococo fue incorporada  al Calendario Nacional de Vacunación para bebés con un esquema de 3 dosis.

Existen dos esquemas diferenciados según etapa de la vida:

 

Lactantes: 3, 5 y 15 meses[2]

La vacuna contra el meningococo se sumó al Calendario Nacional de Vacunación para bebés con un esquema de 3 dosis (la primera a los tres meses de vida, la segunda se administra a los 5 meses de edad y la última, como refuerzo a los 15 meses). La vacunación de lactantes tiene el objetivo de proteger de la enfermedad al grupo etario más vulnerable y con mayor riesgo de enfermar y morir.

 

Adolescentes: una dosis única a los 11 años

La vacunación de adolescentes es una estrategia complementaria que ofrece no sólo la protección directa del grupo vacunado, sino fundamentalmente la disminución de la transmisión de la bacteria desde los adolescentes (portadores más frecuentes del meningococo, en nariz y fauces) a los lactantes; ofreciendo así una protección indirecta para aquellos niños que no estén vacunados.

 

 

 



[1] http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000927cnt-2016-12_lineamientos-meningo.pdf

[2] http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/46-ministerio/588-nuevas-vacunas