Síntomas y riesgos de meningitis por meningococo

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis por meningococo?

 

La meningitis por meningococo es una enfermedad de difícil diagnóstico y puede causar la muerte entre las 24 y 48 horas desde la aparición de los síntomas.

Los síntomas iniciales son similares a los causados por la gripe, pueden variar de acuerdo a la edad y las primeras manifestaciones son inespecíficas. En lactantes es más frecuente que se presente con irritabilidad, fiebre, rechazo al alimento, mayor tendencia al sueño que lo habitual y/o llanto intenso, continuo e inconsolable. En niños, sin embargo, puede presentar dolor de cabeza, tendencia al sueño, irritabilidad, fiebre, diminución del nivel de conciencia, sensibilidad a la luz (fotofobia), rigidez del cuello y/o náuseas y vómitos. Los síntomas de la meningitis pueden ser similares a los de otras afecciones; por lo cual ante los mismos siempre se debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico.[1]

Una forma menos frecuente pero aún más grave de enfermedad meningocóccica es la septicemia meningocóccica, que se caracteriza por una erupción cutánea hemorrágica y colapso circulatorio rápido.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de contraer meningitis?

En entornos no epidémicos, los estudios de portación realizados en todo el mundo mostraron que entre el 5 y el 10% de la población porta meningococos. Se llegó a la conclusión que las tasas de portación son muy bajas en los primeros años de vida, aumentan en adolescentes y adultos jóvenes y luego disminuyen en la vida adulta. Las tasas de portación de meningococos pueden ser considerablemente superiores en situaciones de brotes. [2]

 


 

 

Las personas sanas pueden portar en la nariz o la garganta las bacterias que causan la meningitis, y no presentar signos ni síntomas de la enfermedad; a estas personas se las llama “portadores”. En ocasiones estas bacterias pueden invadir el cuerpo y causar la enfermedad.[3]

 

Los principales factores de riesgo son la inmadurez del sistema inmunológico, la deficiencia inmune o la falta de anticuerpos.[4],[5]

 

También están en riesgo de contraer la enfermedad los viajeros a zonas endémicas, quienes asisten a lugares con aglomeración de personas tal como bares, fiestas, clubes, o eventos masivos (estudiantes, militares, peregrinaciones, festivales, olimpíadas, etc), personas en contacto con enfermos y los trabajadores de la salud. Asimismo, se puede contagiar por contacto cercano con un portador, mediante besos íntimos, entre fumadores, por compartir vajilla, etc.

 

La bacteria del meningococo puede sobrevivir hasta 10 días en vasos de vidrio y hasta 7-8 días en madera o tejidos de algodón.[6]



[1] https://www.argentina.gob.ar/salud/vacunas/novedadmeningococo

[2] https://www.sabin.org/sites/sabin.org/files/safadimeningococicaspa7.21.18.pdf

[3] https://www.cdc.gov/meningitis/bacterial-sp.html

[4] Pollard. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 18th ed. 2012;chapter 143

[5] Bilukha. Pediatr Infect Dis J. 2007;26 5

[6] Swain et al Epidemiol Infect. 2017 Dec;145(16):3525-3534. doi: 10.1017/S0950268817002473. Epub 2017 Nov