Polio

La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa causada por un virus que invade el sistema nervioso y que puede causar parálisis en cuestión de horas.

La poliomielitis es causada por un enterovirus humano, de la familia Picornaviridae, llamado virus de la poliomielitis.1

Es importante mantener el éxito de los esfuerzos de vacunación de varios países debido a que la enfermedad aún existe en algunas partes del mundo. Las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad son las que jamás han recibido la vacuna contra la poliomielitis, las que no recibieron esquemas completos de vacunas y las que viajan a las áreas en las que podrían ponerse en riesgo de contraer esta enfermedad.Aunque se haya recibido la vacuna, es posible que se necesite un refuerzo antes de viajar a algún lugar en el que pueda ponerse en riesgo de contraer la poliomielitis.3

 

Transmisión

El virus se transmite de persona a persona, principalmente por vía fecal-oral o con menos frecuencia, a través de un vehículo común como el agua o los alimentos contaminados. Una vez en el organismo del individuo el virus se replica en la mucosa del intestino.  Los individuos infectados vierten el poliovirus al ambiente durante varias semanas a través de sus heces, donde puede dispersarse rápidamente en una comunidad, especialmente en áreas de saneamiento deficiente.4

Síntomas

Los síntomas iniciales son fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez del cuello y dolores en los miembros. Una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible (generalmente de las piernas), y un 5% a 10% de estos casos fallecen por parálisis de los músculos respiratorios.5

 

El poliovirus afecta por lo general a los niños menores de 5 años de edad que no están vacunados o tienen el esquema de vacunación incompleto. Los adolescentes y los adultos no vacunados también pueden verse afectados por el virus.

 

Prevención

La poliomielitis no tiene cura, pero es prevenible mediante la vacunación52. Cuando se administran las dosis suficientes, la vacuna antipoliomielítica puede brindar protección de por vida.

 

Los viajeros infectados son potenciales transmisores de la enfermedad y posibilitan la reintroducción del virus en zonas libres de poliomielitis. Hasta que se haya certificado la erradicación de la enfermedad a escala mundial, continuará el riesgo de que la contraigan los viajeros que van a zonas endémicas, así como, de los individuos procedentes de estas zonas. Las personas que se dirijan o que procedan de áreas endémicas deben protegerse mediante la vacunación.6

 

Antes de viajar a áreas donde los casos de poliomielitis siguen  ocurriendo, los viajeros procedentes de países libres de poliomielitis deben asegurarse de que han completado la serie de vacuna contra la poliomielitis apropiada a la edad, según lo recomendado por su respectivo programa nacional de inmunización.



[1] https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2014/Polio-ipv-2014-spa.pdf

[2] https://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/Polio/

[3] https://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/Polio/

[4] https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2014/Polio-ipv-2014-spa.pdf

[5] http://www.msal.gob.ar/prensa/index.php?option=com_content&view=article&id=3122

[6]http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/77945/680120496_spa.pdf;jsessionid=B446B595C0B5BACEEFBFDCE3ABB6FECD?sequence=1